orange gradient
Mike Henry

Mike Henry

CEO

En mi rol de CEO centrado en el desempeño, estoy absolutamente convencido de que contar con una cultura inclusiva y una fuerza laboral diversa es central para la misión de BHP. Los equipos inclusivos y diversos tienen un mejor desempeño, porque promueven la seguridad, la productividad y el bienestar. Hacerlo bien será una gran ventaja competitiva para BHP. Nos ayudará a conseguir y motivar a los mejores, trabajaremos con más creatividad y tomaremos mejores decisiones.

Pero esto también es bastante personal para mí. Al crecer en una familia birracial y con una madre trabajadora, fui testigo y objeto de los dos extremos del espectro de la inclusión. Luego pasé la primera mitad de mi carrera en un entorno en el que, aunque yo no era como la persona promedio, había quienes hacían un esfuerzo extra para asegurarse de que me sintiera totalmente incluido. Sin excepción, los entornos donde prosperé fueron los que tenían un alto grado de inclusión. Allí fue donde me sentí más realizado como persona. Allí estuve más comprometido y motivado, e hice mi contribución más significativa. En las raras ocasiones en las que estuve en un entorno que sentía como menos inclusivo, no pude dar lo mejor de mí, y eso fue una oportunidad perdida tanto para mí como para los que me rodeaban. Tengo dos hijas adultas, y mi aspiración para ellas es que sean capaces de concretar sus sueños y su potencial, sin limitaciones de género o raza. Tengo que demostrar los valores y el liderazgo que reflejan de dónde vengo y el mundo que deseo y creo que es posible.

Después de haber dirigido equipos en todo el mundo, en diferentes culturas y disciplinas, mi experiencia es que los equipos que logran resultados excepcionales son los que tienen un alto grado de inclusión. En esos equipos hay un entusiasmo que hace que la gente se desafíe a sí misma, llegue más alto y sea más creativa. Todo el mundo quiere participar en esos equipos: son grupos que realmente innovan y llevan a la organización a explorar nuevos límites. Formar parte de esos equipos y dirigirlos fue uno de los aspectos más satisfactorios de mi carrera profesional. Me apasiona ver cómo las personas se esfuerzan, aprenden que son capaces de más de lo que quizás pensaban y experimentan la alegría de conseguir grandes resultados.