Matthew Furrer es Vicepresidente de Proyectos de nuestras operaciones de Minerals Australia, con sede en Brisbane. Esta es la historia de Matthew.

"Para mí la inclusión y la diversidad significan crear un lugar de trabajo en el que todos se sientan respetados y valorados por sus aportes".

 

Como joven profesional que se trasladó de Australia al Reino Unido para desempeñar un cargo de alto nivel, tenía mucha responsabilidad y un equipo bastante mayor que yo. Les costó mucho entender el concepto de juventud en un rol de liderazgo.

Creían que las habilidades solo podían adquirirse a través de décadas de servicio. A través de la persistencia, la tenacidad y el enfoque continuo en la agenda profesional de negocios durante mucho tiempo, finalmente me gané su respeto. Todos salimos de esa experiencia con una mayor comprensión de nuestros propios prejuicios.

Para mí la inclusión y la diversidad significan crear un lugar de trabajo en el que todos se sientan valorados y respetados por sus aportes; en el que las diferencias de las personas se celebren por la contribución que hacen a la creación de un equipo de alto rendimiento.

Por definición, los proyectos implican reunir a muchos equipos diferentes para encontrar soluciones óptimas para BHP. No podemos lograrlo solos. Siempre buscamos que, por sus diferentes perspectivas, todas las partes de la empresa que influyen en los resultados participen en el diseño del proyecto.

A menudo esta diversidad de pensamiento nos ayuda a desafiar el statu quo, a identificar riesgos que de otro modo se subestimarían y a captar oportunidades que de otro modo podrían perderse.

Recuerdo que, durante las fases de estudio del proyecto South Flank de BHP, algunos pensaban que había una serie de limitaciones importantes para que pudiéramos crear una fuerza laboral más diversa e inclusiva en la operación. Un pequeño grupo de personas, entre ellas, el Gerente General, el Director de Proyectos y yo mismo, nos negamos a aceptar esa posibilidad. En lugar de ello, buscamos expertos externos para pensar en el problema de manera diferente, lo que ha generado la increíble fuerza de trabajo de alto rendimiento que tenemos ahora para operar la mina.

Se necesita un gran valor para oponerse a las normas. El apoyo que recibí de mis líderes me animó a intentarlo, sabiendo que podíamos quedarnos cortos. Incluso cuando vimos altos niveles de rotación muy al principio, tuvimos el respaldo para perseverar, aprender y adaptarnos.

Así es el buen liderazgo en materia de inclusión y diversidad. Sean deliberados en los hábitos y las rutinas que le piden a su gente. Pregunten continuamente dónde está la diversidad de pensamiento, celebren las grandes victorias y apóyense ustedes mismos y a su equipo.

Creo que el apoyo a la inclusión y la diversidad en BHP es una dimensión de nuestro negocio que es difícil de replicar para nuestros competidores. Aunque todavía no hemos llegado a ese punto, hemos dado grandes pasos que demuestran que estamos madurando en nuestro enfoque. Con el tiempo, los beneficios que obtenemos como negocio serán cada día más evidentes.