worker kneeling

Análisis de nuestro portafolio

Nuestro análisis actualizado del portafolio demuestra que nuestra empresa puede seguir prosperando en los próximos 30 años, en tanto que la comunidad mundial toma medidas hacia la descarbonización, incluso manteniendo el objetivo de limitar el cambio a 1,5 °C tal como se establece en el Acuerdo de París.

EEl mundo debe atravesar una gran cantidad de transiciones que surgen de los compromisos de reducción de las emisiones de GEI. Estas transiciones son complejas y multifacéticas, y es de esperar que se manifiesten de forma única en las distintas regiones y que reflejen condiciones locales heterogéneas. Sin embargo, creemos que todas juntas conforman una transición global hacia una economía con menos emisiones de carbono que pueda mitigar los efectos del cambio climático. Estamos viendo pasos concretos hacia estas transiciones con el surgimiento de la movilidad eléctrica y el rápido descenso de los costos de generación de energías renovables. Los acuerdos globales como el Acuerdo de París y los posteriores compromisos de los gobiernos sugieren que es probable que estas transiciones se aceleren.

En el Acuerdo de París quedó establecida la ambición de concretizar iniciativas destinadas a limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C, lo que requerirá medidas drásticas para reducir las emisiones. Una reducción acorde a la limitación del aumento de la temperatura a 1,5 °C reduciría el posible impacto físico del cambio climático en nuestros activos, nuestros empleados, nuestras comunidades y nuestros mercados, y podría generar un valor significativo para nuestro portafolio.

En el Informe de BHP sobre el Cambio Climático 2020, describimos el impacto en nuestro negocio de cuatro escenarios divergentes(1) según una serie de resultados de temperatura, incluido el supuesto de 1,5 °C según el Acuerdo de París.(2) Nuestro análisis de portafolio más reciente indicó que en nuestro supuesto de 1,5 °C, el mundo necesitaría cerca del doble de acero y cobre, y cuatro veces más níquel en los próximos 30 años que en los últimos 30. La demanda de potasa, necesaria para un mayor rendimiento agrícola debido a la competencia por el uso de la tierra, también crece en ese escenario.

Las señales actuales aún no indican que se hayan adoptado las medidas adecuadas para impulsar la descarbonización al ritmo o a la escala que se necesitan para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Sin embargo, a medida que los gobiernos, las instituciones, las empresas y la sociedad se centran cada vez más en abordar el cambio climático, aumentan tanto el potencial de una transición no lineal como el consiguiente impacto en las oportunidades y el riesgo.

Nuestra intención es integrar sistemáticamente uno o más escenarios alineados con el Acuerdo de París (incluidos los escenarios de 1,5 °C) en nuestra estrategia y en los procesos de priorización de capital a partir del Año Fiscal 2022. Esto mejorará nuestro enfoque actual, en el que nuestro escenario de 1,5 °C se utiliza para sustentar y evaluar las decisiones estratégicas de portafolio. Consulte el  Plan de Acción para la Transición Climática de BHP 2021 para más información.

(1) Existen limitaciones inherentes al análisis de escenarios y es difícil pronosticar cuál de ellos, en caso de haber alguno, podría llegar a producirse. Los escenarios no constituyen resultados decisivos para nosotros. El análisis de los escenarios se basa en supuestos que pueden ser o no ser correctos, o que pueden demostrar ser o no ser correctos y que pueden producirse o no. Además, los escenarios pueden verse afectados por factores adicionales a los supuestos conocidos. 
(2) Este escenario se ajusta a los objetivos del Acuerdo de París y requiere una fuerte reducción anual de las emisiones a nivel mundial, sostenida durante décadas, para mantenerse dentro de un presupuesto de carbono de 1,5 °C. Consulte el Informe sobre el Cambio Climático 2020 de BHP, disponible en bhp.com, para obtener información sobre los supuestos, resultados y limitaciones de nuestro escenario de 1,5 °C conforme al Acuerdo de París. 1.5 °C se refiere al aumento por encima de los niveles preindustriales.

 

Ingreso ecológico

 

El ingreso ecológico es el factor que mide hasta qué punto los productos y servicios contribuyen a la transición hacia una economía verde.(1) Si bien estos aportes a la ecología se miden en función de una serie de indicadores importantes (como la conservación del agua, la biodiversidad o la reforestación), gran parte del debate sobre los ingresos ecológicos se centra en la contribución a la transición hacia las energías renovables, que es vital para mitigar el cambio climático.

No existe una metodología establecida para clasificar los ingresos ecológicos en el sector de los recursos. En respuesta al creciente interés de los inversores en este concepto, en el Año Fiscal 2021 BHP revisó los posibles enfoques hacia la clasificación y medición de ingresos ecológicos, comenzando por considerar cómo nuestros productos contribuyen a abordar el desafío del cambio climático.

Esperamos que muchas de nuestras materias primas sean importantes para la transición energética. Por ejemplo, el informe de la Agencia Internacional de la Energía "El papel de los minerales críticos en las transiciones hacia la energía limpia"(2) destaca el papel fundamental del cobre y el níquel, y el escenario de 1,5 °C de BHP(3) indica que los argumentos a favor del cobre, el níquel y la potasa podrían ser aún más convincentes mientras se toman medidas para la descarbonización en todo el mundo. El mineral de hierro también se comporta ligeramente mejor en nuestro escenario de 1,5oC respecto de otros escenarios, ya que se espera que los requerimientos de acero de la transición energética sean considerables.

La variable más utilizada para medir ingresos ecológicos se basa en el uso final de los productos. Sin embargo, esta variable no es lineal por dos razones:

  • Es difícil identificar el uso final de algunas materias primas. El cobre y el mineral de hierro, en particular, pasan por varias etapas de procesamiento y tienen una gran cantidad de usos finales.
  • Las variables de medición del uso final no recogen la forma en que se producen las materias primas. Sin embargo, los métodos de producción para el sector de los recursos pueden ser en sí mismos un importante aporte al logro de una economía ecológica. Por ejemplo, nuestro activo operado de cobre en Escondida, Chile, está en vías de tener un abastecimiento de electricidad 100 % renovable para mediados de la década de 2020 y de abastecerse de agua desalinizada para todos los fines operativos, lo que minimizará la extracción de agua de los sensibles acuíferos andinos.

Por lo tanto, el uso final puede no ser la única variable de medición apropiada de la contribución de los productos a la transición energética, y otras variables (como la forma en que se producen) también pueden ser útiles, e incluso más apropiadas en algunas circunstancias.

En el Año Fiscal 2021, aplicamos un enfoque de ingresos ecológicos basado en el uso final, utilizando el níquel y el uranio a modo ilustrativo. En esta fase, esas son las materias primas que permiten definir más claramente el aporte a la transición energética desde su uso final. En el Año Fiscal 2022, vamos a seguir consultando con los inversores, el sector y los organismos de normalización para estudiar la forma de establecer metodologías claras de clasificación y medición de ingresos ecológicos. También tenemos previsto trabajar con nuestros clientes, proveedores y otros integrantes de nuestra cadena de valor para mejorar la trazabilidad de nuestros productos y las emisiones producidas por su uso.

La fabricación de baterías contribuye a la mitigación del cambio climático.(4) Por lo tanto, a efectos ilustrativos,(5) hemos medido los ingresos por ventas a proveedores de materiales para baterías como ingresos ecológicos. El 72 % del metal de níquel apto para baterías de BHP(6) se vendió a proveedores de materiales para baterías en todo el mundo en el Año Fiscal 2021.(7) Para el Año Fiscal 2021, los ingresos ecológicos de BHP por ventas de metal de níquel apto para baterías ascienden a 760 millones de dólares estadounidenses.(8)

El uranio australiano se vende únicamente para la generación de energía nuclear, una fuente de electricidad de bajas emisiones, por lo que, también a efectos ilustrativos, hemos medido todos los ingresos procedentes del uranio como ingresos ecológicos. Para el Año Fiscal 2021, los ingresos ecológicos de BHP procedentes del uranio ascendieron a 249 millones de dólares estadounidenses.

(1) El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente define la economía ecológica como aquella baja en emisiones de carbono, eficiente en el uso de recursos y socialmente inclusiva. En una economía ecológica, el crecimiento del empleo y de la renta está impulsado por la inversión pública y privada en las actividades económicas, infraestructuras y activos que permiten reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación que ellos causan, mejorar la eficiencia energética y de los recursos, y prevenir la pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos.
(2) El papel de los minerales críticos en la transición hacia una energía limpia – Informe especial de World Energy Outlook, mayo de 2021.
(3) ) Este escenario se ajusta a los objetivos del Acuerdo de París y requiere una fuerte reducción anual de las emisiones a nivel mundial, sostenida durante décadas, para mantenerse dentro de un presupuesto de carbono de 1,5 °C. Consulte el nforme de BHP sobre el Cambio Climático 2020 para obtener información sobre los supuestos, resultados y limitaciones de nuestro escenario de 1,5 °C conforme al Acuerdo de París. 1.5 °C se refiere al aumento por encima de los niveles preindustriales.
(4) ) Por ejemplo, la Taxonomía de la UE reconoce que la fabricación de baterías contribuye significativamente a la mitigación del cambio climático. La Taxonomía de la UE es un sistema de clasificación que establece una lista de actividades económicas ambientalmente sostenibles. Téngase en cuenta que la taxonomía de la UE no cubre actualmente el sector minero.
(5) Reconociendo que aún no se ha establecido una metodología para clasificar los ingresos ecológicos en el sector de los recursos.
(6) El metal de níquel apto para baterías se refiere a briquetas de níquel y polvo de níquel. No incluye el metal de níquel fuera de especificación.
(7) Basado en el porcentaje de ventas de metal de níquel apto para baterías a proveedores de material para baterías. En los casos en que no se sepa con certeza si el uso final previsto por el cliente es el suministro para la fabricación de baterías, se han hecho suposiciones de uso utilizando el historial de usos de metal de níquel de esos clientes.
(8) Calculado en base a los ingresos brutos de metal de níquel apto para baterías multiplicado por el porcentaje de ventas de metal de níquel de BHP a los proveedores de materiales para baterías.