orange gradient

Inclusion and Diversity

 

Fiona Vines es Jefa de nuestros equipos de Inclusión y Diversidad y Transición de la Fuerza Laboral. Esta es su historia.

 

"Quiero hacer del mundo un lugar mejor para las mujeres, eliminando las barreras que les impiden participar plenamente en la educación, la economía y la sociedad".

 

Mi pareja falleció cuando yo tenía 31 años. Teníamos dos hijos de menos de cuatro años, así que fue un momento difícil. Tuve la suerte de tener una profesión que me permitía mantener a mi familia, trabajar con flexibilidad y tener una buena vida. Muchas mujeres no están capacitadas de la misma manera, y creo que por eso estoy tan comprometida con la igualdad de género. Quiero igualar las condiciones para que las mujeres puedan prosperar sin importar lo que la vida les depare.

Como madre soltera que trabaja a tiempo completo, a menudo no podía participar en eventos sociales, reuniones organizadas muy temprano o muy tarde, asignaciones internacionales, actividades fuera de la empresa, o incluso tener tiempo para estar en la oficina y charlar informalmente. Ahora que mis hijos crecieron y puedo participar de esas actividades, me doy cuenta de lo mucho que me he perdido: en estos entornos se comparte información importante, se crean oportunidades y se forman redes.

Por eso son tan importantes las prácticas laborales flexibles y el cuidado compartido entre hombres y mujeres. Logramos grandes avances en este sentido en BHP, y más del 40 por ciento de nuestros trabajadores trabajan de forma flexible. De todos modos, hay más por hacer para que hombres y mujeres participen más equitativamente en el trabajo y en casa. Esto es beneficioso para las familias y las relaciones, así como para el crecimiento profesional.

Un lugar de trabajo más inclusivo es mejor para todos, especialmente desde el punto de vista de la seguridad y el bienestar. Nuestros propios datos lo demuestran. Y tengo muchas conversaciones con hombres de nuestros equipos que dicen que se sienten mejor teniendo un equipo más diverso. Sin embargo, no rehúyo el hecho de que el mundo de la minería está hecho para hombres, por hombres, y hay muchos aspectos que tenemos que cambiar para volver a equilibrar la balanza. Esto incluye un enfoque inquebrantable en la contratación equilibrada entre géneros, lo cual eleva el estándar de nuestras expectativas de comportamiento respetuoso y suprime el acoso sexual.

Recientemente pedí a un líder de BHP que trabajara en nuestro programa destinado a erradicar el acoso sexual. Consultó a cuatro mujeres que sabía que habían sufrido acoso sexual y escuchó sus historias. Su creencia es que no se puede resolver algo que no se entiende.

Un líder inclusivo es curioso, hace preguntas y escucha para conocer la experiencia de los demás. Sin este nivel básico de comprensión, no es posible crear las condiciones para que las personas den lo mejor de sí mismas.

Mi consejo para quienes tengan funciones de liderazgo es que, en primer lugar, tengan claro por qué son importantes la inclusión y la diversidad, tanto para ustedes como para la estrategia empresarial. En segundo lugar, infórmense. Hablen con colegas de la empresa sobre sus experiencias de exclusión, consigan un mentor inverso. Por último, fijen un objetivo audaz y establezcan mecanismos de rendimiento de cuentas para ustedes y sus dirigentes.

Tenemos que dejar de suponer que esto es responsabilidad de alguien más y, en su lugar, elaborar nuestro papel en la creación de un mundo más inclusivo. Tenemos que empezar a escuchar a las personas que son diferentes a nosotros. La ignorancia es el enemigo de la inclusión.

Quiero hacer del mundo un lugar mejor para las mujeres eliminando las barreras que les impiden participar plenamente en la educación, la economía y la sociedad.

Me impulsa la oportunidad de formar parte de un cambio sostenible en la estructura misma de BHP, y de nuestra industria: un cambio de una cultura homogénea e inflexible a una que sea inclusiva y que saque lo mejor de cada persona.